¿Mi Proposito de Vida? Tú·Muy intimo

Un día para recordar…

∗15 de Octubre ∗

Hoy vengo abrir mi corazón, y lo hago en este mes, un jueves 30 de octubre, el día que jamás olvidaré.
El mes de octubre es el elegido para recordar  la muerte gestacional y perinatal, (aunque  para los padres/madres de niños estrellas, no se  necesita un día en el calendario, se les recuerdan cada día), un tema demasiado tabú aún en nuestra sociedad, pero si es verdad, que necesita hacerse visible para los demás.
Cuando te enteras del embarazo de una persona todo es alegría, claro, normalmente todo tiene que acabar bien, aunque no siempre es así; el 43 % de las concepciones no llegan a las 20 semanas de gestación (ahí entramos nosotros); y de los niñXs nacidos vivos en España se producen un 5´6 muertes perinatales (en los primeros 7 días de nacer) por cada 1000, (según el Instituto Nacional de Estadísticas). El 20% de todos los embarazos terminan en aborto. Pero cuando eres tú… te dan igual las estadísticas ¿verdad?
Normalmente te das cuenta de quienes han perdido un bebé solo con la forma de anunciar su embarazo, estos padres te anuncia “estamos embarazados” y no: “vamos a tener un bebé”. No siempre que hay un embarazo significa que acabará con tener un pequeño entre tus brazos, a veces solo te quedan unas pocas ecografías, algún juguete, ropita que habías comprado con la mayor ilusión en la espera de tu hijo, a veces… ni eso.
Yo soy unas de esas madres que entra dentro de las estadísticas, (que ya podía entrar en las estadísticas de “gente que le toca la lotería”) pues sí, a veces una entra en esas estadísticas en las que casi ni sabía que existían.
Mi vida cambio, fue una noche de octubre, (que casualidad ¿verdad?, en el mismo mes que se recuerda la muerte, yo la viví en mis carnes), fue la peor noche/día de mi vida, me rompió el corazón en pedacitos bien pequeños; esa noche se fue una parte de mi, perdí esa niña tan deseada que había llegado a nuestras vidas 5 meses antes, recuerdo que se paró el tiempo en aquel momento, no recuerdo dolor físico (aunque se que fueron dolores bastante fuertes), solo recuerdo que me dolía el corazón y mucho.
Ninguna de las palabras que llegaban a mi me reconfortaba, me sentía vacía, triste, y sola (y nunca estuve más arropada), solo me sacaba una sonrisa Principito, yo lo tenía a él, no quiero ni ponerme en el lugar de todas las madres, que esto lo padecen en su primer embarazo, seguramente será mucho más duro para ellas.
No voy hablar del trato de los médicos y enfermeras (porque tendría que hacer un post entero, y seguramente me censurarían el blog, sólo decir que ¡¡sensibilidad 0!!).
Pero con el tiempo te vuelves a ilusionar, y cuando ya creíamos que estábamos preparados, llego de nuevo el ansiado positivo, ¡¡Principito tendría un hermanitX!!
Y… volvió a pasar, esta vez de 12 semanas, pero claro, dos abortos (aunque el primero fue, aborto tardío, pues a partir de 13 semanas y/o que el feto pese menos de 500gm se les llama así), Volvimos a entrar dentro de las estadísticas, no es normal sufrir dos abortos… pero tampoco es difícil que pase. Vuelves a pasar por todo el proceso. Sinceramente, este segundo aborto lo viví de forma menos dolorosa, no sé si será, porque ya sabes “que suele pasar más veces de lo que nos cuenta”, pero lo recuerdo menos “duro”… de esta forma, en menos de un año, teníamos dos estrellitas guiándonos en el cielo.
Pero como a cabezona no me gana nadie… volvimos a buscar nuestro positivo, ¡¡un mes más tarde, ya estaba mi Reina Mora, Azahara de mil colores, mi niña Arcoíris dentro de mamá y con muchas ganas de traernos luz a nuestra vida!!
Y llegó cual primavera llega después de un invierno bien malo, nos trajo luz, calor y alegría. No puedo decir que pasé un embarazo bonito, pasé un embarazo con mucho miedo, miedo que volviera a pasar, miedo de volver a caerme al sentir que estaba tocando el cielo… Cuando llegó Reina Mora, cuando nació de esa forma tan rápida, tan fuerte, arrasando… Al ponérmela en mi pecho, solo pude darle las gracias, Gracias mi niña por llegar a mi vida. En ese momento recordé, que gracias a mis dos estrellitas, Azahara de mil colores estaba en mi vida.
Y tú, si estas pasando por la pérdida de tu bebé ahora, solo te puedo decir una cosa, llora, llora y grita todo lo que necesites, es tu bebé, llóralo cuanto necesites, habla todo lo que necesites de él, no ocultes su paso por tu vida, la pena no tiene fecha de “caducidad” puedes estar triste todo el tiempo que necesites, date un tiempo…
Pero después, no pierdas tu sueño, si tu sueño es ser madre, busca tu bebé arcoíris.
Después de estas vivencias me he dado cuenta cuánto daño hacemos a las parejas al preguntarles ¿para cuándo el bebé? ¿Para cuándo el segundo? No sabemos si esa pareja quieren tener hijos, si han pasado un aborto y están en proceso de duelo, si han decidido después del duelo no tener más hijos… miles de cosas pueden estar pasando. Reconozco lo mal que lo pasaba cada vez que me preguntaban cuando le iba a dar un hermanito a Principito de mi amores; decidí durante un tiempo decir que no iba a tener más hijos. Cada vez que preguntaban, recordaba cada minuto de la noche que perdí a mi niña estrella. ¡¡Tengamos más tacto!!
Nosotros nunca le ocultamos a Principito de mis amores lo que había pasado. Él, que es muy listo, a los pocos días de nuestra perdida, cuando mi barriga había casi desaparecido, (que sabio es el cuerpo, con el embarazo de Principito, tarde mucho en perder un poco de barriga, en cambio en ese momento en tres día perdí todo lo que había ganado) mi niño muy triste me pregunto ¿mamá la hermanita se ha ido al cielo y se ha convertido en estrella? (31 meses de edad), yo solo pude decirle: sí cariño, a partir de ahora, todas las noches tenemos una estrellita que nos guía desde el cielo. Principito sigue diciendo que tiene mucha suerte, pues tiene hermanitos en el cielo y una hermanita en la tierra con la que jugar.

Valeria (ese nombre era el elegido para ella, miniñaestrella) siempre estará presente en nuestras vidas.

DSCN6388n

*La cuna vacía, un imprescindible para pasar por este proceso.

A veces, solo a veces… después de la tormenta llega el arcoíris, y no porqué  llegue el arcoíris te olvidas de la tormenta, pero si es verdad que empiezas a ver la vida llena de colores…

#habloporquemeimporta

 

“He aquí mi secreto, que no puede ser más simple: Solo con el corazón se puede ver bien, lo esencial es invisible a los ojos.”

El Principito

Jessica, Soñadora compulsiva al timón de Mimitos de Piruleta

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s